Puertas de vidrio interiores y exteriores

 

La puerta de entrada a nuestra casa es algo así como una carta de presentación, pues es lo primero que mostramos al visitante. Es por eso que su tamaño, espesor, material, estado de conservación, tipo de apertura, etc., son determinantes y configuran el tipo de conexión que establecemos con el exterior. No es casual que culturas ancestrales hayan asignado un gran significado a la puerta de la casa. Por ejemplo, el Feng Shui considera que la puerta de la entrada a nuestra casa o negocio es la “boca” por donde entra el chi o energía vital y por lo tanto de ella depende que sea un espacio sano y próspero. Sin ánimo de entrar en este tipo de teorías, lo que es cierto es que la puerta de entrada es una barrera energética, pues nos aísla y protege del exterior pero, al mismo tiempo, también nos conecta con él.
Las puertas interiores, aunque en menor medida que las exteriores, también realizan esta función de límite y de unión entre estancias. También estas puertas deben aislar térmicamente, acústicamente, etc. distintos ambientes cuando la ocasión lo requiera o unirlos cuando sea necesario.
Cuando elegimos un material como el vidrio para una puerta lo que buscamos es, en mayor o menor medida, transparencia, luminosidad, ligereza,… que son características intrínsecas del material. Dependiendo de con qué materiales combinemos el cristal, que características técnicas y estéticas tenga el vidrio elegido, el tipo de apertura y otras características propias de la puerta elegida, vamos a lograr distintos efectos y provocar diferentes sensaciones. Te mostramos algunas alternativas de puertas de vidrio para exteriores e interiores que se adaptan a muy diversas situaciones.

 

Puerta de vidrio en la entrada

Una puerta de vidrio en la entrada de la casa nos separa espacialmente de la zona exterior y supone una barrera acústica pero conecta visualmente el exterior y el interior, abriendo la casa a la calle. Además de inundar de luz el recibidor de la casa, una puerta de vidrio ‘nos habla’ de una casa transparente y acogedora, puesto que se nos muestra antes de acceder a ella; la puerta se convierte entonces en un escaparate.

 

Puertas de vidrio en casas rurales

Las puertas de vidrio tienen, además, las ventajas de combinar con todo tipo de estilos y ser válidas para muchos tipos de situaciones. Aunque este tipo de puertas se asocian más con diseños modernos, no debemos descartar su uso en viviendas más antiguas, en viviendas de campo o con un aire totalmente rural.

 

Puertas de vidrio que desaparecen

Las puertas de vidrio son también muy utilizadas en interiores. Si hay algún lugar de tu casa al que la luz natural llega de manera insuficiente, la colocación de una puerta de vidrio es una opción muy acertada. Para este tipo de puertas se suele utilizar vidrios templados, a los que se aplica un tratamiento que hace al vidrio más fuerte y resistente. La ventaja de estos vidrios es que, si por un accidente recibieran un fuerte impacto, se rompería en fragmentos muy pequeños e irregulares sin desplomarse, garantizando la seguridad de uso para interiores y permitiendo además su mecanizado para colocar los herrajes. Las propiedades de estos vidrios templados permiten su uso sin apenas perfilería, posibilitando que las puertas de cristal pasen casi desapercibidas y desaparezcan a la vista.

 

Puertas de vidrio pivotantes

Si lo que queremos es no tener perfilería de ningún tipo en los laterales de la puerta de vidrio, es decir, si lo que buscamos es una puerta sin jambas, el sistema que elijamos tendrá que ser de apertura pivotante. Este tipo de puertas van ancladas a suelo y a techo y este anclaje es el punto de rotación para la apertura de la puerta.
Es un sistema muy utilizado en puertas de vidrio interiores cuando no necesitamos independizar acústicamente las estancias entre las que se colocan (ya que debemos dejar holguras para la apertura de la puerta) puesto que así resaltamos el cambio de material y las cualidades de ambos, el de la pared y el propio vidrio de la puerta.

 

Puertas abatibles

Las puertas de vidrio podemos encontrarlas de cualquier estilo, no tenemos por qué descartarlas como opción para una vivienda más tradicional. Podemos diseñar una puerta de vidrio con un tipo de apertura clásica como es la de doble hoja batiente y apostar por un diseño sobrio y equilibrado. La madera lacada en blanco es una buena opción como material con el que se combina el vidrio para este tipo de puertas. La elegancia de la puerta vendrá dada por el despiece que realicemos, el equilibrio entre las partes transparentes y opacas, así como por los herrajes y accesorios elegidos.